Ajo

Ajo2018-12-19T14:49:10+00:00
Durante muchos años, el ajo ha sido utilizado en la preparación de medicamentos naturales para la prevención y alivio de algunas enfermedades. Con el pasar del tiempo, diferentes estudios científicos han demostrado y validado su uso como medicina eficaz para ciertas patologías. A continuación, vamos a mencionar algunas características importantes del ajo no sólo como condimento sino como un ingrediente esencial en nuestros hogares para mejorar algunos problemas de salud, hoy considerado un súper alimento:

¿Qué es el Ajo?

El ajo es una planta herbácea que posee hojas largas afiladas, tiene flores pequeñas de color blanco y su fruto se presenta en forma de cápsulas que contiene sus semillas  unidas entre sí. El bulbo posee un sabor y olor intenso y está envuelto por una capa muy fina parecida a un papel. Dicho bulbo está conformado por varias piezas llamadas “dientes”, cuya pulpa es de color blanquecino y su sabor es fuerte.

El nombre científico es Allium sativum y al igual que el cebollín, la cebolla y el puerro o ajo porro, son parte del género allium y de la familia de las liliáceas. Su origen es del continente Asiático y se cultiva desde hace miles de años. Puede crecer hasta 40 cm de altura y sus dientes se utilizan mayormente para la gastronomía. También se usan sus hojas para guisos y aderezos.

Este pequeño alimento natural, ha servido como condimento en la cocina tradicional de muchos países en el mundo. No obstante, también ha sido utilizado en la literatura como un implemento para combatir a los vampiros y personajes de ficción que han aparecido en diferentes historias del mundo.

Composición nutricional

Más de la mitad de su composición química es agua, el resto, está compuesto por hidratos de carbono, principalmente, almidón. Contiene una pequeña cantidad de proteínas y una buena parte de minerales, entre los que destacan el potasio y magnesio. También, contiene vitaminas del grupo B y está libre de grasas.

Igualmente, contiene un 5,1 mg  de fósforo en cada diente, así como también 3.6 mg de yodo. Así pues, la mayoría de sus componentes son sulfurados, como la Alicia, que tiene propiedades antibióticas. Debido a que su ingesta es muy mínima y su composición es inocua al organismo, no existen mayores restricciones en cuanto a su consumo. Así pues, son escasas las contraindicaciones que posee, las mismas se tratan de algún caso patológico específico, como en casos de alergia.

Propiedades y beneficios

Por su alto valor nutritivo, conformado por Magnesio, Vitamina C, Vitamina B, minerales, pocas calorías y otros nutrientes, el ajo se ha convertido con el paso del tiempo, en un elemento fundamental que ayuda a mejorar la salud. A continuación, mencionaremos algunas propiedades que han sido comprobadas científicamente y que pueden ayudarte para mejorar tu salud:

Contiene “Alicina” que funciona como antibiótico

Este efecto antibiótico se debe a uno de los compuestos de azufre que se forma cuando se pica o machaca. También es el responsable de su característico olor. Al entrar al organismo, la Alicina se potencia y recorre todo el organismo. Esto produce sus efectos biológicos contra las bacterias que producen enfermedades.

Contiene componentes antioxidantes

El ajo contiene antioxidantes que protegen al cuerpo contra la oxidación producida por los radicales libres que causan el envejecimiento. Su consumo aumenta las enzimas antioxidantes y asimismo, reduce el estrés oxidativo en las personas hipertensas. Estos efectos, así como la reducción del colesterol y la hipertensión, pueden prevenir enfermedades de la memoria. Entre ellas, principalmente el Alzheimer y la demencia senil protegiendo al individuo de algún daño cerebral.

Disminuye los niveles de colesterol

Este pequeño alimento natural, tiene la propiedad de disminuir los niveles de colesterol total y LDL en 10 – 15%. Lo cual es beneficioso para aquellas personas que tienen colesterol alto, así como en personas obesas. Tiene potenciales efectos sobre el colesterol LDL (colesterol malo) y no produce ningún efecto eficaz sobre HDL (colesterol bueno).

Controla los niveles de presión sanguínea

Los componentes del ajo, tienen un impacto positivo y significativo en los casos de personas con hipertensión arterial. Esta dolencia genera las enfermedades cardiovasculares como los infartos, accidentes cerebrovasculares (ACV) y derrames cerebrales. En tal sentido, son las responsables de la mayor cantidad de muertes en el mundo. Una dosis de 4 dientes de ajo/día, contiene la alicina necesaria para reducir la tensión, como los medicamentos convencionales.

Combate el resfriado común

Diversos estudios demostraron que el consumo de ajo, disminuye considerablemente los síntomas propios del resfriado común. Así como también reduce los días de enfermedad de 5 a 1. Para ello, se recomienda consumir 2.5 gramos de ajo al día, a fin de mejorar los síntomas de esta enfermedad.

Desintoxica el cuerpo de metales pesados

Se comprobó en una investigación que disminuye la toxicidad producida por el exceso de plomo en la sangre en 19%. Así como también los síntomas de dicha contaminación, como dolores de cabeza e hipertensión arterial.

Mejora la salud de los huesos

En mujeres menopáusicas, el consumo de ajo diario (2 gramos de ajo crudo) puede mejorar la deficiencia de estrógeno. Con ello se evidencia los beneficios en la salud ósea de las mujeres, disminuyendo la osteoartritis.

Mejoran el rendimiento deportivo

El ajo disminuye el cansancio y la fatiga. Además, el consumo del aceite de ajo, mejora las enfermedades cardíacas, reduciendo la frecuencia cardíaca. Por lo tanto, se evidenció una mejora en la capacidad deportiva.

Es un maravilloso fungicida y antiviral

Se ha demostrado en pacientes con HIV que el ajo puede mejorar su actividad inmune completamente normal.  Para ello, se recomienda una ingesta diaria de 5 dientes de ajo.

¿Para qué sirve?

Este elemento ha sido utilizado por las familias, de generación en generación, para la prevención de algunas enfermedades. Entre las cuales se pueden mencionar:

Enfermedades Cardiovasculares

El ajo es un remedio que ayuda a nivel los niveles de hipertensión arterial en las personas. Esto porque estimula la producción de ácido sulfhídrico, facilitando así la relajación de los vasos sanguíneos. Esto mejora el flujo de sangre en el organismo. Por otra parte, disminuye el endurecimiento arterial, el cual genera problemas circulatorios.

Enfermedades Digestivas

Ayuda a procesar y digerir mucho mejor los alimentos que consumimos. Sin embargo, hay personas que pueden producir gases, acidez y gastritis. Por lo que, su uso en personas con alteraciones digestivas debe ser supervisado.

Eliminación de Toxinas

Contribuye con la eliminación de desechos del organismo y a la desinflamación intestinal. También, ayuda a la eliminación de bacterias que se desarrollan dentro de los intestinos, creando problemas de salud.

Sistema Renal

Funciona como un excelente diurético, contribuyendo con la eliminación de toxinas y líquidos retenidos en el organismo. Esto previene la formación de cálculos y litiasis renal. Sólo basta combinarlo con agua y consumirlo por 7 días para obtener estos resultados.

Previene la aparición de algunos tipos de cáncer

Estudios han demostrado que existe una relación entre el consumo del ajo y la aparición  de algunos tipos de cáncer. Esto se debe a que posee propiedades antibacteriales y a su vez, bloquea la aparición de sustancias cancerígenas. Se recomienda principalmente en los casos de cáncer del tracto gastrointestinal, por su alto contenido de azufre.

¿Dónde comprar?

El Ajo es fácil de encontrar en supermercados y tiendas. Sin embargo, es bueno recordar que la opción online en estos días es una de las mejores. No solo no tendrás que salir de la comodidad de tu hogar sino que podrás escoger entre un sinfín de productos y a los mejores precios. Además de esto, tendrás la garantía de tiendas de renombre con lo cual te garantizas la calidad y autenticidad de que tu producto es tal cual lo que has ordenado. En tal sentido, muchas de dichas tiendas venden los ajos frescos y orgánicos, así como el ajo procesado, picado, granulado o en capsulas, ya envasado. Esto te deja la opción de decidir por tu propia cuenta.

Contraindicaciones

Como ya hemos mencionado anteriormente, son pocas las contraindicaciones del ajo. Sin embargo, no está de más destacar en cuales casos está contraindicado el consumo de este alimento. De esta forma podrás acudir a un especialista para saber si en realidad puedes consumirlo o no:

-Si estas tomando medicamentos anticoagulantes no debes consumir ajo, ya que, sus propiedades hacen que la sangre sea más fluida y su consumo podría potenciar el efecto. En tal sentido, podría hacer riesgo de sangrado o hemorragia.

-Sus propiedades vaso dilatadoras hacen que no sea recomendable su consumo en personas que tienden a tener tensión arterial baja. Además, en caso contrario las personas que sufren de tensión alta no deberían abusar del ajo, pues puede alterar el efecto de los medicamentos recetados para tal dolencia. No obstante, esta propiedad del ajo desaparece al cocinarlo, con lo cual, si es consumido en la comida no deberías preocuparte.

-No se recomienda para uso tópico en niños

-Si estas embarazada no se recomienda tomar el ajo con fines medicinales, ya que, no se ha estudiado su incidencia sobre el feto.

¿Cómo se consume?

La mejor recomendación, es consumirlo en ayunas, preferiblemente machacado para aprovechar las propiedades que ofrece la Alicina. Se recomienda una dosis de dos dientes de ajo al día. Entre otras formas de utilizarlo tenemos:

Enfermedades bronquiales

Para las enfermedades bronquiales se recomienda ingerir una infusión a base de agua (1 litro), ajo (200 gramos) y azúcar morena (700 gr). Se hierven todos los ingredientes y se consume durante el día, los resultados son asombrosos.

Usos tópicos

También se puede usar de forma tópica para aliviar las mordeduras de insectos o animales venenosos. Esto es porque sus propiedades antibióticas contribuyen a prevenir una infección y a mantener los mosquitos alejados de la herida. Asimismo, puede aplicarse sobre las verrugas, reduciendo su inflamación y disminuyendo su aparición en otras zonas del cuerpo.

En la cocina

Otra recomendación es tomar un diente de ajo, pelarlo, cortarlo a la mitad y tomarlo con un vaso de agua como si fuera una pastilla. Esto reduce el mal olor que genera el masticar el ajo. También puede consumirse dentro de los alimentos en la cocina, como gazpachos, ajillos, guisos, ensaladas, entre otros.

Por último,  si no te agrada su olor y sabor, te recomendamos adquirir las pastillas a base de ajo que se consiguen en tiendas naturistas y tienen los mismos efectos saludables.

Como puedes observar, la ingesta de ajo de forma continua, puede ayudar a mejorar los problemas de salud que afectan al ser humano como el colesterol,  los problemas de memoria, la deficiencia hormonal en mujeres, la salud ósea, entre otras. En la antigüedad, el ajo era utilizado por las civilizaciones para mejorar la salud. Hoy en día, han sido confirmados sus beneficios a través de estudios científicos. Así pues, te recomendamos utilizar este alimento natural, para preservar tu salud y prolongar la vida. No dejes de visitar nuestros otros artículos sobre súper alimentos y hazte con sus beneficios al incluirlos en tu dieta.

Referencias

Is Garlic Good For High Blood Pressure?

7 Raw Garlic Benefits for Fighting Disease

Wikipedia: Allium sativum