Semillas de Lino

Semillas de Lino2018-12-19T15:16:10+00:00
Mucho se ha hablado últimamente acerca del Lino aunque en realidad nos estamos refiriendo a las semillas de Lino, a estas también se les llama linaza. Estas semillas tienen la fama de que ayudan a prevenir ciertas enfermedades cancerígenas, ayudar a pacientes con diabetes, contra el estreñimiento, la artritis y además sirven como complemento alimenticio en nuestra dieta diaria, entre otras cosas. Así pues, los beneficios del Lino son diversos y considerables, ya que, contiene todos los ácidos omegas y muchas otras vitaminas y nutrientes.

Si te interesa conocer más al Lino entonces has llegado al lugar indicado porque en este artículo te vamos a contar todo acerca de esta maravillosa semilla que figura dentro de nuestra lista de súper alimentos para que así tomes más confianza y consideres incluirla en tu dieta para que te beneficies de todo lo que estas semillas tienen para ofrecerte.

¿Qué es?

Las semillas de Lino, también conocidas como linaza, derivan de la planta herbácea que también comparte su nombre, pertenece a la familia de las lináceas y su nombre científico es Linum Usitatissimum. Esta planta tiene sus orígenes en las zonas aledañas al rio Nilo, en el Oriente y su cultivo se ha ido extendiendo por todo el mundo gracias a sus usos particulares y consumo humano. Actualmente el mayor productor de semillas de lino en el mundo es Canadá, gracias a que el Lino prácticamente se cultiva en todos los climas.

Las semillas de Lino se han utilizado desde hace miles de años con fines medicinales, como ya hemos mencionado pero esto no termina allí, ya que, en la cocina se ha utilizado para obtener harinas que posteriormente hacer pan o galletas. De ellas también se obtienen aceites, los cuales se pueden utilizar como aderezos y en aguas frescas con frutas. En cosmética se ha empleado como fijador para el cabello, para combatir la resequedad del cabello y contra las arrugas faciales por su acción hidratante. Adicionalmente, otras partes de la planta como el tallo se utilizan para confeccionar tejidos y similares.

Propiedades y beneficios

En esta parte te vamos a comentar las propiedades y beneficios que las semillas de Lino tienen para ofrecerte. Las cuales les permiten ocupar un puesto en nuestra lista de súper alimentos. De la cantidad de nutrientes y minerales que hemos de encontrar en estas semillas podemos mencionar su buen contenido de proteínas, el hierro, el magnesio, fósforo, potasio, así como gran riqueza en omega 3, haciéndolo resaltar de forma inmediata entre otros alimentos.

En las semillas de Lino podemos encontrar carbohidratos y gran cantidad de fibra soluble, así como ya hemos mencionado, proteína vegetal y grasas. Además, están presentes diversas vitaminas como el complejo B, vitamina C y la vitamina E. Su aporte en vitamina C ayuda a aumentar las defensas del cuerpo para permitirle al cuerpo hacerle mejor frente al resfriado común, la gripe y otras enfermedades que se derivan de los cambios ambientales.

En el Lino está presente una sustancia similar a la prostaglandina, la cual regula la presión arterial y su función, razón por la cual, es muy importante en el proceso de metabolizar la grasa, la energía y además el calcio. Se puede encontrar lignanos, un componente que tiene propiedades medicinales con acción fito-estrógena. Gracias a ella, se puede bloquear el camino del estrógeno en las células grasas.

Están presentes también gran cantidad de fibras, las cuales son superiores a las que se pueden encontrar en los cereales. Estas te pueden ayudar a bajar los niveles de colesterol y aumentar los movimientos intestinales, reduciendo el estreñimiento. Puedes encontrar además aminoácidos, enzimas digestivas y compuestos fenólicos. Estos compuestos son antioxidantes y te permiten reducir el impacto de la edad. Entre otras cosas, el aporte calórico del lino ronda las 565 calorías por cada 100 gramos.

¿Dónde comprar?

Afortunadamente, para comprar las semillas de lino no vas a tener mayor problema, ya que, estas son bastante comunes. Se pueden encontrar en casi cualquier sitio, sin embargo, en donde más suelen ofrecerlas es en los herbolarios, tiendas naturistas e incluso en supermercados. En Internet también las puedes conseguir, visitando tiendas de renombre podrás ordenarlas sin preocuparte en lo más mínimo. Estas tiendas suelen ofrecer productos con certificación, con lo cual, tendrás la seguridad de que estas obteniendo un producto de calidad.

Por otra parte, si deseas adquirir el aceite de linaza, el cual tiene propiedades muy similares al de la semilla de lino, lo puedes encontrar en farmacias o herboristerías. No obstante, lo ideal es adquirir aquel que haya sido producido mediante un proceso adecuado y de calidad, que elimine las enzimas que causan liberación de ácido cianhídrico, el cual puede causar intoxicación.

Contraindicaciones

Entre las contraindicaciones del Lino debemos mencionar que no son demasiadas. De hecho, la mayoría tienen que ver con ciertas precauciones que deben tomarse como con cualquier otro alimento. Por ejemplo, si se muele el Lino para preparar harina, lo más aconsejable es utilizarlas de manera inmediata, de esta forma se evita que se vuelva rancia o colocar en un recipiente y llevarlo a la nevera. La recomendación es la misma si se utiliza para obtener aceite.

Por otro lado, al realizar infusiones de lino se deben hacer en frío, así se evita que actué una enzima llamada linamarasa que puede volverse tóxica. También, se pueden hervir por 10 minutos. Otra cosa que no es recomendable es ingerir los preparados cuando se tienen obstrucciones en el intestino, el píloro o el esófago. Lo mejor es consultar a un especialista antes si padeces de algún problema de tiroides porque puede facilitar que aparezca bocio.

En las personas diabéticas es posible que se vea alterada la absorción de ciertos medicamentos cuando consumes el Lino. Por ello, es mejor consultarle al médico primero si padeces de alguno de estos problemas, de esta forma podrás estar libre de preocupaciones y aprovecharte de todas las bondades del Lino.

¿Para qué sirve?

Hasta ahora has leído muchas cosas sobre las semillas de Lino como su contenido, composición, contraindicaciones y todo eso. Por ello, si te ha cautivado el Lino te estarás preguntando concretamente ¿para qué me sirve consumir el Lino? A continuación te lo vamos a decir de una forma breve y un poco más específica:

Ayuda ampliamente a tu sistema circulatorio

El Lino es un complemento que te va a permitir fortalecer tu sistema circulatorio, ya que, ayuda a dilatar las arterias disminuyendo la presión arterial; reduce el colesterol y es anti inflamatorio. Esto permite además que puedas prevenir enfermedades asociadas como la arteriosclerosis, ataques del corazón, ictus cerebrales, anginas de pecho, entre muchas otras.

Adiós al estreñimiento, la gastritis e inflamaciones intestinales.

Siendo el lino muy rico en fibras se consigue que los movimientos naturales del intestino aumenten. Con ello se puede prevenir el estreñimiento, dado que estas fibras absorben mucha agua. Esto permite que se forme una especie de pasta que aumenta un poco el volumen de las heces. También contiene lignia y azufre, dos elementos que contribuyen al organismo con sus propiedades laxantes. Igualmente, permite tratar ciertas enfermedades que producen inflamaciones, como el lupus o la artritis; al igual que algunos síntomas del conocido síndrome premenstrual.

Disminuye la posibilidad de padecer cáncer

Hay algunas investigaciones que se están realizando pero de antemano se cree que el lino, gracias al Omega 3, puede reducir la posibilidad de padecer cáncer. Específicamente cuando se habla de cáncer de colon, pulmón, próstata y de mama. Además, es rico en mucilagos, otra de las razones por la cual este súper alimento puede contribuir a la disminución de la posibilidad de padecer este tipo de cánceres.

Disminuye los niveles de colesterol y previene enfermedades del corazón

Gracias a los ácidos omegas presentes en el Lino, se pueden prevenir enfermedades de tipo cardiovasculares. Esto se debe a que, reduce los niveles de colesterol presentes en la sangre. Por ende, se puede disfrutar de un corazón mucho más sano.

Para mejorar la piel y retrasar el envejecimiento

Las bondades del Lino como antioxidante permiten que nuestro cuerpo pueda combatir los radicales libres. Muy conocidos por ocasionar daños que se asocian al envejecimiento. Además, las semillas se pueden moler para hacer una especie de pasta. Esta pasta puede ser colocadas sobre la piel para mejorar las quemaduras solares, suavizar la piel, disminuir el acné. En fin, mejorar el aspecto general de nuestra piel.

Para regular el azúcar en la sangre

Siendo un regulador de azúcar o hipoglucemiante, el Lino permite ayudar a personas que padezcan de diabetes tipo II. Esto se debe a que, actúa directamente sobre los niveles de glucosa.

Para cuidar el cabello

No solo como alimento, el Lino tiene aplicaciones que van hasta el cabello. Se puede realizar un preparado con las semillas para hacer un gel para el cabello casero. Al mismo tiempo hidrata el cabello y permite que siga creciendo fuerte y brillante. Además, evita el encrespamiento. Maravilloso ¿no?

¿Cómo se consume?

Luego de haber leído casi todo acerca del Lino, te estarás preguntando como puedes consumirlo. Hay muchas formas de consumir el Lino, si de alguna manera no te gusta puedes probar con otra opción. Para que así no dejes pasar por alto este súper alimento que viene recargado con muchos beneficios.

Las semillas de lino normalmente se pueden consumir en su estado natural. Para ello, solo debes agregarla a tus comidas cuando consumas alimentos como pan, ensalada, sopa u otro similar. En tal sentido, como ya hemos dicho, se puede obtener harina a partir de las semillas de Lino. Esta es perfecta para elaborar panes y otros similares con un sabor bastante bueno.

¿Cómo se cultiva?

Si tienes un poco de curiosidad acerca de cómo se cultiva el Lino pues entonces sigue leyendo. Debes saber que dependiendo del tipo de Lino, su requerimiento. Los Linos de fibra normalmente se requieren de climas húmedos y suaves. En contraste, los Linos oleaginosos prefieren los climas templados y cálidos. En cuanto al suelo, no se dan en terrenos fuertes ni en terrenos muy sueltos ni permeables. Esto se debe a que estos no permitirán que las raíces del Lino alcancen las capas profundas. También requiere de abundante agua para poder crecer.

No obstante, las semillas de Lino también se pueden cultivar en casa. Para ello necesitaras semillas sanas y un recipiente limpio para hacer un germinador. Como es usual, durante 3 días se colocan en la sombra. Luego, al aparecer las primeras hojitas de los brotes se puede cambiar a un lugar con bastante luz. Después de 5 días ya los brotes podrían estar listos para ser consumidos. Así que, si te tomas tu tiempo podrías preparar tus propios brotes.

Entonces ¿a qué esperas? Si te ha gustado el Lino, puedes adquirirlo para que comiences a incluirlo en tu dieta diaria de inmediato. Así podrás beneficiarte de todas las propiedades que tiene para ti. Sin embargo, recuerda que la clave se encuentra en llevar una dieta balanceada combinado con la inclusión de nutrientes esenciales.  Los cuales puedes encontrar en abundancia en los súper alimentos de nuestra lista.

Referencias

Wikipedia: Linaza

Top 10 Benefits of Flaxseed + How to Add Flaxseeds to Your Diet

18 Interesting Benefits Of Flaxseed